Nuestro modelo - Central de las Misiones Franciscanas

una institución a favor de la dignidad humana en todo el mundo
Text:
Búsqueda

Nuestro modelo

Desde los comienzos del cristianismo hasta el siglo XIII de nuestra era hubo un único modelo de vida dedicado a Dios (orden monacal): la benedictina (con todas sus cambios reformadores). La lectura diaria de las Escrituras sagradas, el trabajo corporal e intelectual y las celebraciones litúrgicas eran los tres pilares en los que se basaba el transcurso del día regulado.

San Francisco de Asís descubre después de una larga búsqueda de años una nueva forma de vida para la que él y sus primeros compañeros consiguen con gran esfuerzo la autorización papal en 1209. Su deseo es simplemente vivir el Evangelio entre los hombres, dar testimonio fehaciente del amor ilimitado de Dios creador de todas las cosas y dador de todos los buenos dones.

Mientras que la forma de vida benedictina se caracteriza por el retiro en un monasterio y la estabilidad ligada a la comunidad y a lo local (stabilitas loci), en el caso de Francisco el encuentro con los hombres de la calle y la relación resultante es de gran importancia. Por consiguiente surge una dinámica que no solo se orienta al mundo sino que también toma parte en la vida de los hombres y en los sucesos cotidianos.

La historia de la vida de Francisco de Asís se construye a partir de una sucesión de encuentros y relaciones. Siguiendo este modelo, los franciscanos y franciscanas de todo el mundo abogan por un mundo justo y hermanado.

más…